Una base de datos es como un libro. admite múltiples interpretaciones. Los datos tienen estructuras fascinantes, que acaban indicando la estética de su visualización, aunque la mejor es siempre la que se nota, la que esta al servicio de la información.